Bud Spencer y Terence Hill, el ranking de las 10 mejores películas

Autor: Alejandro Zoppo ,
Portada de Bud Spencer y Terence Hill, el ranking de las 10 mejores películas

El grande y el flaco, el brusco y el gascón, el brazo y la mente, el bondadoso y el astuto. Bud Spencer e Terence Hill son complementarios. Carlo Pedersoli y Mario Girotti son una de las parejas cinematográficas más queridas de la gran pantalla, elogiada por toda una generación de niños que hoy son padres y transmiten la tradición de los puñetazos, la cerveza y las salchichas a sus hijos y nietos, que han divertidos como entonces, frente a esas aventuras trepidantes y cómicas que han dado forma a nuestro cine de género.

"Somos la única pareja que nunca ha tenido una pelea", dijo Terence cuando Bud se fue, a los 86 años. Siempre les estaremos agradecidos y seguiremos alimentando nuestro espíritu con sus películas superpop: aquí va un ranking de las diez mejores, absolutamente personal y arbitrario y sin tener en cuenta las salidas en solitario.

Anuncio

#¡Dios perdona, yo no!

Entretenimiento CG
Bud Spencer y Terence Hill en una escena de la película Dios perdona... ¡a mí no!
Earp y Cat en acción

Es la ópera prima de la pareja, dirigida por Giuseppe Colizzi en 1967 y el capítulo inicial de una trilogía completada por I quattro dell'Ave Maria (1968) y La colina de las botas (1969). Los dos ya habían hecho otros westerns, y este de Colizzi, decididamente oscuro y violento en el escenario rural de Almería en España, comienza a sacar provecho de las futuras hazañas en la taquilla. Hill, como el pistolero jugador Cat Stevens, es un poco más malo, más frío y más duro de lo habitual, e incluso Spencer's Earp usa pistolas en lugar de manos para derrotar al villano Bill Sant'Antonio, interpretado por el gran Frank Wolff. .

Girotti reveló que el papel del gato fue escrito para Peter Martell, pero cuando el desafortunado Pietro Martellanzo (así se llama el actor, quien falleció en 2010) se rompió el pie durante una pelea con su novia, el papel terminó. a él por sugerencia del productor Manolo Bolognini. Es una película para ver -incluso por el alienante doblaje de Hill: su voz no es la de Pino Locchi sino la de Sergio Graziani- porque fotografía un momento histórico preciso: el que da nacimiento a su figura fílmica, la simbiosis y la alquimia mágica que vendrá con la transición de los spaghetti westerns a las comedias.

Escena de culto: la pelea a puñetazos recién salida del agua (la primera que rodaron juntos en su carrera) con Bud desatando su famoso golpe de "martillo".

... ¡Más fuerte, muchachos!

Entretenimiento CG
Bud Spencer y Terence Hill en una escena de la película... ¡chicos más fuertes!
Salud y Plata en los billares

Estamos en 1972 y Spencer y Hill regresan del tremendo éxito de Trinity. Los encontramos en los bosques remotos del Amazonas volando aviones y embolsando dinero fácil de los seguros, pero inmediatamente dispuestos a ponerse del lado de los débiles contra el codicioso especulador Sr. Orejas, interpretado por René Kolldehoff.

Se dice que Spencer realmente voló el avión en la película sin tener una licencia de vuelo, que solo obtuvo más tarde. Por otro lado, volar siempre ha sido una afición suya, como luego demostrará en Nacido con una camiseta y Un sheriff extraterrestre... poco extra y muy terrestre. La banda sonora de Oliver Onions es memorable, dominada por la canción Flying Through the Air que calma el crepitante ritmo de la historia.

Anuncio

Escena de culto: además de la interminable pelea a puñetazos al atardecer en medio de la selva, la de los dos en el avión 619 DBFT que pierde altura y se estrella contra el Marañao, con Bud "dramatizándolo" con su "gnao gnao gnao gnao". 

estoy con los hipopótamos

Entretenimiento CG
Terence Hill y Bud Spencer en una escena de la película Estoy con los hipopótamos
Slim y Tom en la mesa

Bud y Terence aterrizan en Sudáfrica y, con razón, se los dan a un gángster que asalta animales para venderlos a ricos y despreciables coleccionistas y traficantes de marfil. La comedia de Italo Zingarelli recauda más de siete mil millones de liras en taquilla y confirma la misión ecologista de la pareja: ecologistas con corazón de oro treinta años antes de que el New Green Deal se convirtiera en tendencia. La música, esta vez, es de Walter Rizzati: la canción Grau grau grau, la de Terence en la armónica, la escribió el propio Bud.

Para ser visto junto a los menos recordados pero igualmente adrenalínicos y "políticos". #Pon la otra mejilla: duele tener que excluir las aventuras de dos misioneros anarquistas que chocan con las jerarquías políticas, mafioso-económicas y eclesiásticas.

Escena de culto: el atracón de Ormund en la mesa (ex boxeador Joe Bugner) con Bud enturbiando el agua en la jarra, lavándose la mano y mirando el caviar Volga, exclama: "¿Sabes cómo se ve? Parece caca de oveja enana" . Hill, por su parte, realmente bebió el delicioso brebaje ("como dicen en París") de caviar, mantequilla, sal, pimienta y champán que prepara en la mesa. La lucha posterior para digerir la fastuosa comida es inevitable.

Anuncio

#No hay dos sin cuatro

Entretenimiento CG
Bud Spencer y Terence Hill en una escena de la película No hay dos sin cuatro
Los primos Coimbra de la Coronilla y Azevedo

Elliot es un especialista y Greg es un saxofonista. Son dos personas sin dinero que se aprovechan de esto cuando una agencia los contrata para una delicada misión: reemplazar a sus primos adinerados Coimbra de la Coronilla y Azevedo, a quienes se parecen como dos gotas de agua.

Bud tenía una verdadera pasión por Brasil: de niño había trabajado en el consulado italiano en Recife. Aquí estamos en Río de Janeiro y Spencer toca el saxofón en persona: en la divertidísima entrevista al psicólogo Albert Von Eisenburg (Dennis Bourke, con la persuasiva voz de Nando Gazzolo) parte del instrumento y acaba en terapia de puñetazos.

Escena de culto: la pelea con Tango -“El señor malo que se hace llamar así en la tierra de la samba deja claro de inmediato qué clase de gilipollas es”, comenta Elliot- en la posada del puerto. El jefe torpe tiene la cara de Alessandro Sperlì, glorioso actor de carácter de nuestro cine bis.

#Quien encuentra un amigo encuentra un tesoro

Entretenimiento CG
Bud Spencer y Terence Hill en una escena de la película Quién encuentra un amigo encuentra un tesoro
charlie y alan

Sergio Corbucci dirige a la pareja en Key Biscayne Island. Alan (Hill) es un jugador empedernido a la caza de un escurridizo tesoro (que le sugirió su tío "con meningitis"): para escapar de sus acreedores, se embarca clandestinamente en el barco del "comandante" Charlie (Spencer), el lobo de mar que tiene que patrocinar la mermelada de frailecillos malos solo. Tras el inevitable naufragio, los dos se encuentran en una isla poblada por una tribu de nativos y sobre todo por Kamasuka, el exsoldado japonés (John Fujioka) convencido de que la Segunda Guerra Mundial no ha terminado.

Una película llena de chistes ultrarrápidos y gags divertidísimos, especialmente en la primera parte con Bud y Terence "mano a mano" en la bodega del barco. Esta comedia es tan querida en Alemania que una empresa la ha comercializado mermelada de frailecillo, completo con un logo que recuerda "Solo Puffin te dará fuerza y ​​determinación a voluntad". La música de los hermanos La Bionda son la guinda del pastel: levanta la mano si aún no tarareas Movin 'Cruisin'.

Escena de culto: El "duelo" de Bud con "Anulu de mama" (el actor de carácter Sal Borgese), provocado por Terence ("Omo grosso dice que tus hermanas son muy buenas") y noqueado con una fuerte bofetada.

Anuncio

Nacido con camisa

Entretenimiento CG
Terence Hill y Bud Spencer en una escena de la película Born in a Shirt
rosco y doug

Spencer-Hill en versión 007 en las calles de Miami, comercializado como tal por la CIA y contratado para derrotar el plan global de destrucción del malvado K1, interpretado por la comediante estadounidense Buffy Dee. Si la segunda parte es penosa, la primera es un aluvión de sketches hilarantes, siempre sin un mínimo de vulgaridad: Rosco ventrílocuo sobre patines, Doug capaz de pilotar un helicóptero, la guinda explosiva y la pelea a puñetazos en el hotel con los chinos. Sin olvidar la canción In the Middle of All That Trouble Again de Albert Douglas Meakin (más conocido como "Round Round Running 'Round") y el jefe, el Tigre, otro rostro icónico: David Huddleston, el gran Lebowski de la película de los hermanos. Coen.

Escena de culto: el encuentro entre los dos en el restaurante de la carretera, cuando Rosco provoca una pelea entre Doug y tres camioneros. "¿Alguien te ha dicho alguna vez que conduces mal con los brazos enyesados?", es la amenaza de Bud. Cuando los malos son "resueltos rápidamente", Terence ofrece cerveza y hamburguesas, solo para devolver el dinero a su bolsillo de inmediato: ídolo. 

#Par e impar

Entretenimiento CG
Terence Hill y Bud Spencer en una escena de la película Pari e dispari
Johnny y Charlie Firpo

Ópera prima de la pareja dirigida por Sergio Corbucci. También amamos tanto a Bud y Terence por los nombres que tienen sus personajes en las películas: en este caso, Charlie y Johnny Firpo. El primero (Spencer) es un camionero y ex jugador ahora arrepentido, amigo de una monja (¡Marisa Laurito!). El segundo es un guardiamarina que lo engancha para que lo ayude a derrotar al griego (el actor y productor Luciano Catenacci, rostro histórico del cine de género italiano) y sus sucios oficios.

Los Oliver Onions reciclan sus mejores canciones (el tema principal es un clásico: Brotherly Love) y en la sencillez de las situaciones destacan unos gags fulminantes: el smash de helado de pistacho, la partida de póquer de Hill con Cap, Ricciolo, Picchio y Nynfus (para reitero el tema de los nombres), la trifulca en el garito subterráneo ("Un puñetazo para mí, uno para ti") y la del puerto mientras Bud cocina sus queridas alubias con cebolla. ¡Ay de cualquiera que los toque!

Escena de culto: Johnny está jugando al pinball en el bar, cuando los malos entran y empiezan a destrozarlo todo. Charlie está disfrutando de su hamburguesa y se queda corto en el punto dulce. La respuesta de Bud es una oración: "No está bien meterse con los más pequeños, y no está bien meter la cara de la gente en los pasteles, especialmente cuando los pasteles son míos".

#Los dos súper pies casi planos

Entretenimiento CG
Bud Spencer y Terence Hill en una escena de la película The Two Almost Flat Super Feet
Wilbur Walsh y Matt Kirby

Después de una pausa de tres años, Spencer y Hill vuelven a estar juntos en 1977, bajo la dirección de su amigo y mentor Enzo Barboni, también conocido como EB Clucher. El resultado es fenomenal: Bud y Terence están en gran forma e insertan bromas pirotécnicas, persecuciones vertiginosas, sganassoni inevitables y buenos sentimientos, en las notas de los hermanos De Angelis. La receta es elemental: Matt Kirby y Wilbur Walsh son dos ociosos y aspirantes a delincuentes, que se encuentran accidentalmente alistados en la policía. El uniforme no los desanima, al contrario: gracias a su olfato, logran resolver el caso del misterioso asesinato de un chino (la hermana es Laura Gemser, la sensual negra Emanuelle) y derrotar a una peligrosa banda de traficantes.

Las situaciones cómicas son innumerables: el robo en la oficina de reclutamiento de la policía, el entrenamiento en la academia (el Capitán McBride sigue siendo David Huddleston, con la voz de Ferruccio Amendola), el chicle de crisantemo, la venganza de los cojos y los sordomudos. Sobre todo, sin embargo, destaca la pelea a puñetazos en el estadio de fútbol con la banda de Geronimo (Luciano Rossi, con la voz de Vittorio Stagni): Hill se cuela entre ellos y susurra "¡32 arriba a la derecha!".

Escena de culto: cena en casa de Galina Cocilova. Antes de subir al escenario y "apelar a la belleza", Matt le pregunta a Wilbur si puede manejar el whisky. La respuesta de Bud es épica: “Bueno… los primeros dos galones sí, el tercero me da nostalgia y podemos escapar de la pelea”.

#Me Llaman Trinidad...

Entretenimiento CG
Bud Spencer y Terence Hill en una escena de la película They Call Me Trinity...
niño y trinidad

Ver bajo película de culto. Una película inmortal, divertida y picaresca que nunca te cansas de ver, como la secuela. # ... lo seguían llamando Trinidad. Todo está aquí: emociones simples, acrobacias hipercinéticas, humor brillante ya veces surrealista. Y pensar que EB Clucher, reveló Sergio Leone, quería hacer un western "adulto" y brillante, ciertamente no cómico: se dio cuenta de que había desarrollado una marca precisa, letal e impecable cuando en la primera proyección el público reía a carcajadas. .

Cómo olvidar la mano derecha del Diablo y el hermano Niño, el ayudante Jonathan y el mexicano borracho ("Mi esposa estaba en el río, un gringo la atacó y la quería"), Tobías y la comunidad mormona, Faina y los tímidos y los ladrones liderados por Mezcal y su "Esto es nuevo para mí, nunca antes lo había golpeado". ¿Qué se puede agregar? Que hay mucha gente alrededor que usa la canción de Franco Micalizzi (y el silbato de Alessandro Alessandroni) como tono de llamada de su celular. Esto también significa entrar en el imaginario colectivo.

Escena de culto: los detalles en la posada, cuando Trinity come sus frijoles. El sonido del pan partido y la mandíbula que lo muerde y mastica, el vaso sin fondo y el eructo liberador. El refinamiento está todo en estos detalles. Ah, para prepararse para esa escena, Terence ayunó un día entero: se nota.

#...si no nos enfadamos!

Entretenimiento CG
Terence Hill y Bud Spencer en una escena de la película... ¡si no nos enojamos!
Kid y Ben compiten en cerveza y salchichas

La irrupción de la Trinidad y el Niño en el mundo contemporáneo, sin perder un ápice de su toque fantástico y circense. Una de las mejores comedias de "acción" que todavía puedes ver: sobre el tema stracult de Oliver Onions, los amigos rivales Ben y Kid juegan en el buggy rojo llameante con capota amarilla de Puma. Son perturbados por los hombres del jefe codicioso (John Sharp), por orden del médico nazi (Donald Pleasence) que se niega a darle la "carretilla".

El compendio de la comedia de Bud y Terence: cómica e hiperbólica, burbujeante y caricaturesca, sanamente maniquea y divertida. Un siempre verde que contiene momentos inolvidables: la escena del coro, los sberlos en el gimnasio (al respecto, recomendamos este manual básico de tiro de Bud para un repaso), la brillante coreografía en el parque de atracciones con coches de choque, la persecución en moto en el bosque de Manziana (el coordinador de dobles es el especialista francés Rémy Julienne), el encuentro con el asesino "monstruo de la astucia" Paganini. En este sitio encontrará una precisa y emocionante Mapa de ubicación de Madrid.

Escena de culto: cerveza y salchichas, ¿qué más? Queda una duda: un salchichón ganaba Terence por 16 a 13, con una ventaja cada vez mayor. Pero… “¿te acuerdas de la tortuga”? En un "lugar tranquilo" completamente devastado, el inexpresivo Bud se preocupa por pagar la cuenta: "Bueno, le enviaremos un cheque, no quiero que sufran ningún daño. Después de todo, la comida no es mala aquí". ." "Sí, pero el servicio no es tan bueno", objeta Terence.

El equipo italiano Trinity Team incluso nos hizo un videojuego, financiado con una campaña ganadora de crowdfunding en Kickstarter: se llama Golpes y frijoles y es un juego de lucha (obviamente) con gráficos pixel art de los 80 y réplicas de los movimientos del dúo. 

Seguimos viendo, reseñando y proyectando películas con Bud Spencer y Terence Hill: nunca como en este momento, necesitamos volver a estar de buen humor.

¿Cuál es tu Bud y Terence Top 10? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Para no perderte ninguna noticia, suscríbete gratis a nuestro canal de Telegram en esta dirección https://t.me/nospoilerit.

Sigue desplazándote por otros contenidos
Artículo 1 de 10

De lo contrario nos enfadamos: lo que sabemos del reinicio anunciado por Christian De Sica

El actor romano interpretará el papel del "villano", Edoardo Pesce y Alessandro Roja serán los protagonistas en los papeles que fueron de Bud Spencer y Terence Hill: pero la noticia no termina ahí.
Autor: Alejandro Zoppo ,
De lo contrario nos enfadamos: lo que sabemos del reinicio anunciado por Christian De Sica

El sincero anuncio de Christian De Sica es uno para hacer temblar las muñecas: ... ¡De lo contrario nos enfadamos!, la película más querida (junto con #Me Llaman Trinidad...) de la pareja Bud Spencer e Terence Hill, será objeto de un nueva versión. No solo eso: el actor romano interpretará el papel del "villano", Eduardo Pesce e Alejandro Rojas serán los protagonistas en los papeles que fueron de Spencer y Hill.

La noticia llega como un rayo caído del cielo en una tranquila tarde de domingo de verano. De Sica es la invitada de Francesca Fialdini en el programa de Rai1 Da noi... una despreocupada. El actor recorre su dilatada carrera junto a la presentadora (la entrevista está disponible en RaiPlay) y hablando de sus proyectos de futuro suelta la bomba.

Estoy buscando otros artículos para ti...